dimecres, 21 de desembre de 2011

ESTRELLES

Existen!

Es bueno que existan las estrellas.
En los días nublados también hay estrellas.
En las ciudades de ruidos luminosos
se esconden, tras bambalinas, las estrellas.
Tras la negrura de ojos claros u oscuros,
de los que piensan no poder mirar,
igual que en los charcos sin reflejo posible,
titilan, arranadas, las estrellas.
Y en los pozos de deseos apagados
viajan riendo, fugitivas, las estrellas.
También la luna se llena de estrellas.
Nacen estrellas en las arenas del desierto.
Corren las estrellas tras los postes de luz.
Duermen en los ojos de los gatos negros.
Miles de estrellas se elevan con cada pluma,
cientos de estrellas brotan por cada lágrima.
Reverdecen las estrellas
después de cada lluvia,
se pegan a las plantas de los pies
y se quedan a descansar (convertidas en orillas)
en los caminos demasiado largos.
Qué bueno es saber, fuera de toda certeza
que existen, de forma irreversible, las estrellas.
A pesar del quejido del mundo
y de toda esa faramalla de la luz.

Llum , ni que sigui de " les llumetes que fan somiar els desvagats", en paraules del Petit Príncep.
Llum per a tots plegats que sembla que anem a les palpentes.
Llum per emprendre un nou camí si cal.

Aquest poema de Carmen María Hergos és un Nadal de llum. Per tots i totes!
Tenim una biblioteca molt particular i poètica, els blocs de la Sàlvia de Cocentaina.
I una estrella de l'univers de Joan Miró.

2 comentaris: